Chile responde al desafío de la PSA

Los informes que aseguran que la bacteria PSA que afecta a las cepas de kiwi se ha propagado en Chile son ciertos, pero cualquier inferencia de que la PSA está fuera de control, está muy alejada de la realidad, según Carlos Cruzat, gerente general del Comité del Kiwi de Chile (CKC). “Sin duda, se trata de un grave accidente fitosanitario», ha dicho Cruzat. “No podemos negar, y no negaremos, que la PSA se ha propagado en Chile, pero en este momento solo 30 huertos del país son positivos a la enfermedad y 28 de ellos se encuentran en la misma región, Maule, que representa el 45% de la producción de kiwi de Chile. Se trata de una bacteria difícil de contener, pero llegados a este punto, creemos que estamos trabajando en la dirección correcta para mantenerla bajo control». Los sectores público y privado de Chile están colaborando para asegurar que se reduzca la propagación de la PSA. «Tenemos en marcha un plan de acción desde 2010», ha explicado Cruzat. “Hace dos años, descubrimos el primer caso de PSA en un huerto chileno e inmediatamente el Gobierno creó una resolución para implementar medidas dirigidas a contener la bacteria. En 2011, se identificaron 5 huertos más positivos a la PSA, y este año la cifra se ha elevado a 30. «Este ritmo de crecimiento ya se esperaba, no es drástico», ha afirmado Cruzat. «El problema es que la propagación se ha dado principalmente en una zona de mucha producción, por lo que se necesita que tanto el Gobierno como los productores trabajen más duro para contener la enfermedad». “La PSA es una bacteria extremadamente agresiva, pero es importante entender que no afecta a la calidad de la fruta que exportamos ni supone ningún riesgo para la salud de los consumidores. Se trata de un cancro que afecta a las cepas de kiwi y por ello, gran parte de nuestro esfuerzo se ha centrado en cortar su impacto desde su origen». “La prevención juega un papel fundamental en este país. Tener una estrategia amplia es clave a la hora de detener la propagación de la PSA», ha añadido. Por ello, todos los viveros de kiwi de Chile están siendo inspeccionados de forma regular, y si hay un vivero infectado por la PSA, se ordena la destrucción de todo el material genético y las plantas inmediatamente». Sin embargo, además de llegar a los huertos a través de la propagación de material, la bacteria PSA se puede transmitir de diversas formas. La Autoridad Sanitaria Agrícola de Chile y el CKC han trabajado codo con codo para facilitar la circulación de información educativa a través de todos los sectores de la industria. «A todos los huertos, afectados por el virus o no, han recibido consejo y orientación del Gobierno, además de asistencia por parte del CKC», ha explicado Cruzat. «Como industria que somos, hemos impartido un programa educativo en cada uno de los sectores de la industria para informar de los efectos de la PSA y las formas de controlarla». Los seminarios para compartir información se han impartido en las regiones productoras y el CKC también ha facilitado ayuda en línea para productores y exportadores. Ha detallado cómo se manifiesta la PSA, los problemas que puede originar y, quizá lo más importante, ha creado un programa fitosanitario diseñado específicamente para controlar la propagación de la bacteria. “Es extremadamente agresiva, por lo que nosotros estamos siendo igual de agresivos con los métodos que usamos para minimizar el impacto sobre los huertos chilenos», ha seguido Cruzat. “Nadie debería subestimar la seriedad con la que nos hemos tomado esta cuestión en Chile. Sabemos que no podemos arrancar el problema de raíz de la noche a la mañana, pero continuaremos trabajando hasta que la lucha contra la PSA se convierta en una victoria».

Más información: Christian Carvajal M. ASOEX Te.l: +56 2 472 47 34 Fax : +56 2 206 41 63 ccarvajal@asoex.cl www.asoex.cl

Fecha de publicación: 24/10/2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam